Originalmente publicado en Arte y denuncia:
Hay cosas que piensas y no las dices a nadie porque no tienes a nadie, o al menos eso piensas. Pasan como flechas oscuras que lastiman, que asustan, que confunden, que avergüenzan. Pensamientos turbios o afilados como cuchillos, desoladores o confusos, violentos como estallido. Sueñas golpear, atacar, destruir al…